Menú completo y perfecto, para una cena, cocinado y preparado el día anterior

A veces el día a día nos consume el tiempo, son tantas cosas en tan pocas horas.  El trabajo, los colegios y las extra escolares de los peques, las compras, la casa… y cuando llega la hora de hacer la cena ya no nos quedan ganas ni fuerzas y además vamos con prisas. Es entonces cuando en muchas ocasiones caemos en la cena rápida pero no saludable: pizza, fritos, bocadillos, comidas pre-cocinadas…

Lo importante para que esto no suceda es ir con 24 horas de adelanto, es decir, planificarnos la noche anterior la próxima jornada. Si ya intuimos que al día siguiente no vamos a tener mucho tiempo de preparar un plan perfecto de cena pues la preparemos la noche anterior y así en el momento solo tendremos que calentarla y emplatar.

Hay muchas recetas que se pueden cocinar un día antes y guardar en la nevera sin ningún tipo de problema. Entre ellas las que vamos a presentar a continuación. Platos fáciles y rápidos, prefectos para disfrutar en una cena… y sobretodo platos recomendable y saludables para todos.

CREMA DE CALABAZA

Ingredientes:  puerro, cebolla, calabaza, patata, queso bajo en grasas, agua, sal, aceite y pimienta molida.

Elaboración: se sofríe previamente la cebolla y el puerro a fuego lento, todo bien cortado para que luego el triturado sea más fácil. Posterior se coloca el sofrito en una cazuela junto con la calabaza y la patata ambas cortadas en daditos. Se añade ½ litro de agua y se pone a cocer unos 20/25 minutos, hasta que la calabaza y la patata estén muy blanditas. Según la textura que nos guste más retiraremos algo de líquido antes de triturar todo. Antes de este paso, y como opción, le podemos añadir queso bajo en grasas, este ingrediente le dará más cremosidad al plato. Una vez triturado todo se le añade la sal y la pimienta al gusto.

PASTEL DE ATÚN Y LANGOSTINOS

Ingredientes: 3 latas de atún al natural escurridas, 10 langostinos cocidos pelados, 3 huevos, 2 rebanadas de pan de molde remojadas en leche, 2 cucharadas de tomate frito, sal y pimienta molida.

Elaboración: Disponer todos los ingredientes en un bol grande y triturarlos. Mientras tanto ir calentando el horno a una temperatura de 180 grados. La sal y la pimienta es según al gusto.  Una vez lo tenemos todo triturado y con una textura líquida lo colocaremos en un molde previamente untado con aceite de oliva virgen. No demasiado, únicamente para que al desmoldarlo nos resulte fácil y no se nos enganche el pastel. El molde se colocará en un recipiente a baño María en el horno, a los mismos 180 grados durante 45/50 minutos. No desmoldarlo hasta que no se enfríe lo suficiente, unas 5 horas más tarde de retirarlo del horno. Cómo la idea es que sea para la noche siguiente se puede guardar en la nevera en el mismo molde bien tapado y desmoldarlo un rato antes de la cena.